8 C
Montseny
27 noviembre, 2021
El portal del Montseny

La Anosmia; la ausencia de la capacidad olfativa.

Existen diferentes factores que contribuyen a este fenómeno como pueden ser; los catarros y estados gripales que alteran la mucosa, traumatismos en el cráneo facial que desplacen o modifiquen la estructura o movilidad de los huesos y provoque una alteración en las fibras nerviosas.

Existe otro desencadenante de esta anomalía, hasta ahora inexistente, llamado Covid-19.  No ha sido una causa muy recurrente de consulta médica pero debido a las secuelas del virus se han incrementado los casos y más personas sienten como les ha desaparecido uno de sus sentidos. Es un problema directamente asociado al virus y no se sabe cómo ni porque ha sucedido y todavía no se tiene solución directa.

La ausencia o falta de olfato se debe a una alteración del Nervio Olfatorio (I par craneal) en su recorrido o del mismo y repercute directamente sobre este sentido, limitándolo o perdiendo su total función (oler). Generalmente la pérdida de olor se combina con alteración gustativa (sentido del gusto) como episodio secundario a esta afectación. La alteración de sus centros por donde transcurren estos nervios puede provocar cacosmia (percepción continua de malos olores).

 

Desde aquí – Centre d´Osteopatia OC -, se puede ayudar y contribuir a mejorar el sentido del olfato trabajando desde otro punto de vista y así poco a poco ir recuperando las sensaciones perdidas.

¿De qué manera?

Ya se ha dicho que la osteopatía es un estudio completo del cuerpo desde donde se trabaja a partir de cualquier estructura del cuerpo influenciando directamente o indirectamente sobre la dolencia a través de sus múltiples vías de trabajo.

No solo se puede realizar una presentación de olores para testar la afectación del gusto, comprobar las vías aéreas respiratorias altas, la posición del tabique nasal, sus senos paranasales (frontales, maxilares, etmoidales, esfenoidales), descartar sinusitis y/o rinitis, sino que se realiza una normalización de todos los huesos que intervienen en la afectación del Nervio Olfativo, liberando espacio y evitando la alteración de las fibras de los nervios olfatorios para así estas recobren su función.

Al recibir una sesión de osteopatía enfocada para esta causa, no sólo se puede mejorar el sentido del olfato y el gusto, sino que también ayuda en la respiración de las vías aéreas superiores, ayuda a despejar la presión intracraneal y dolor de cabeza, a drenar los senos, a hacer desaparecer la congestión nasal, a tener un mejor y mayor enfoque ocular, a reducir el estrés, etc…

 

 

 

 

Centre d´Osteopatia OC

Riells i Viabrea – 722 529 352

Oscar Cobo

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más

Privacidad y política de cookies
Aquesta web utilitza Cookies    Veure Política de cookies
Privacidad